En 1821 Don Benigno Barbadillo Hortigüela, oriundo de Burgos, y Don Manuel López Barbadillo regresaron a España tras veinte años de estancia en Méjico para instalarse definitivamente en Sanlúcar de Barrameda y allí fundan Bodegas Barbadillo. En 1824 compran su primera bodega, El Toro, bello ejemplo de la arquitectura popular andaluza construida en 1660. Tres años más tarde, en un envío a Filadelfia, aparece por primera vez el nombre de la denominación Manzanilla y ese mismo año Barbadillo lanza al mercado la primera Manzanilla embotellada bajo la marca Divina Pastora.

Después del fallecimiento de Don Benigno, sus hijos y sus nietos tomaron el relevo hasta que en 1954 se constituye la empresa Bodegas Barbadillo como la conocemos en la actualidad. Durante más de 50 años fue presidida por Manuel Barbadillo Rodríguez hasta que en 1976 le relevó su hijo Antonio Pedro Barbadillo Romero. Hoy en día, casi dos siglos después de su fundación, sigue siendo una empresa familiar controlada por la séptima generación. En los últimos años la bodega se ha expandido comprando Vega Real en Ribera del Duero y la mayoría de las acciones de Bodega Pirineos en el Somontano.

Bodegas Barbadillo cuenta con unas 500 hectáreas de viñedos repartidos entre las fincas Gibalbín y Santa Lucía situadas en la zona alta de Jerez de la Frontera. La elaboración se lleva a cabo en las instalaciones de la primera. Los vinos envejecen en más de 65.000 botas repartidas por 17 bodegas de Sanlúcar de Barrameda, la mayoría en el Barrio Alto. Algunas de estas botas albergan auténticas joyas enológicas como las Reliquias o la serie de los V.O.R.S. que salen al mercado en pequeñas cantidades. El buque insignia de los vinos generosos es sin duda alguna la popular Manzanilla Solear de cuya solera se sacan las manzanillas pasadas Solera en Rama y Manzanilla Pasada en Rama Pastora.

Hace 40 años Barbadillo fue pionera al elaborar el primer vino blanco de Andalucía, Castillo de San Diego, el más vendido en España. Hoy en día, con Mirabrás, dan una vuelta de tuerca al futuro. Bajo la estrecha vigilancia de Montserrat Molina, enóloga de la bodega, surge este vino blanco fermentado en bota y sin encabezar que te ofrecemos en la tienda online. Con la incorporación de Armando Guerra y la creación del departamento de Alta Enología nos presentan el Proyecto Atamán, la nueva marca que Bodegas Barbadillo ha recuperado de sus viejas botas de vinos y licores guardadas desde hace más de cuatro décadas y que no tenían visos de ser comercializadas hasta la creación de la gama que dirige Armando desde hace poco tiempo. Éste ha decidido recuperar la vieja marca de la bodega que operaba desde 1943 para comercializar los vermuts y licores de Barbadillo. En Barcelonavinos.com seguimos con la Sherryrevolution. Permaneced atentos.

Ver todos los vinos de la bodega

Barbadillo